Sexología y discapacidad: cómo eliminar la construcción de “individuos con”

Bosque de sexos

Bosque. Autor: Paolo Neo. Fuente: http://www.public-domain-photos.com/

Se dice que en Pedagogía existe un doble referente a la hora de valorar cuantitativamente un aprendizaje: empezar a puntuar desde el 0 (donde cada acierto suma) o empezar a hacerlo desde el 10 (donde cada fallo resta). Dos referentes que producen resultados muy distintos: con el primero el número de aprobados suele salir muy alto; con el segundo, el número de suspensos resulta mucho mayor.

Cuando se aplica este segundo referente a aspectos como la eficiencia, la capacidad o la funcionalidad de los sujetos, es cuando surgen con toda probabilidad los llamados “individuos con” (deficiencia, discapacitad o disfunción).

Se puede decir que en Sexología también existe un doble referente a la hora de estudiar cualitativamente al sujeto sexuado: dedicar más tiempo a lo cultivable o dedicarlo a lo corregible. Dos referentes que, de nuevo, producen resultados muy distintos: con el primero se tiende a ampliar la diversidad y las posibilidades de existencia en los sujetos sexuados; con el segundo, la uniformidad y problematización tiende a resultar mucho mayor.

Cuando se aplica este segundo referente a aspectos como la excitación, el placer o la identidad de los sujetos, es cuando surgen con toda probabilidad las llamadas disfunciones, desórdenes y trastornos.

Puesto que nuestros referentes en Sexología y Pedagogía siguen siendo aquellos que tienden a cultivar las posibilidades de existencia de los sujetos sexuados, a puntuar sumando y entendiendo además que la única función del sexo es sexuar(se) a los sujetos (y no ya la reproducción, el placer o la funcionalidad), las etiquetas propias de los otros referentes (“con discapacidad”, “con disfunción”, “con trastorno de X”, ) desaparecen pues nos son totalmente ajenas.

Por si hace falta insistir: no podemos ver al sujeto sexuado de otra manera que como tal sujeto sexuado dentro del conjunto de sujetos sexuados, o sea, sus iguales. Cada cual con sus modos, matices, peculiaridades y circunstancias biográficas que le hacen único e irrepetible y, por ello, altamente valioso.

(Pub. en facebook del Instituto de Sexología Incisex, 28 de Febrero de 2013, por Antonio Cubillo Herraiz y Samuel Díez Arrese)

También puede interesarte:

Anuncios

Acerca de Samuel Díez Arrese

Profesor del Máster en Sexología del Instituto de Sexología Incisex y la Universidad de Alcalá de Henares. Co-coordinador del programa de Sexología Avanzada. Blog: https://sexologiaenredessociales.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Hecho Sexual Humano, sexología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s