Dos ideas sexológicas para la profesión de matrona a propósito del embarazo

Suele estar tan extendido que esta especialidad profesional se dedica a la gestación, parto y postparto con mujeres*, incluso dentro de la propia profesión de matronas, que muchas veces dicha especialidad suele convertirse en especifidad y, con ello, se corre el riesgo de perder de vista el conjunto.

Desde nuestra perspectiva, integrar la visión de conjunto a este acompañamiento en el proceso supone considerar al menos dos cuestiones principales: Primero, que el embarazo acostumbra a ser parte de un proyecto biográfico sexualmente significativo; segundo, que profesional y mujer gestante son dos sujetos sexuados y en consecuencia se relacionan sexuadamente.

Sobre la primera cuestión, consideramos que se trata de un proyecto que generalmente suele ser compartido y ubicado en el marco de la relación de pareja, sin menoscabo de que ocasionalmente también pueda ser propio de esa mujer en solitario o incluso de otro u otros en casos de maternidad subrogada. Es decir, un proyecto de pareja de dos sujetos sexuados y donde la pareja, esto nos parece obligado subrayarlo, puede ser tanto un hombre como una mujer.

Sobre la segunda cuestión, de la que ya hablamos en un post anterior, destacamos nuevamente que los y las profesionales no pueden escaparse de la lógica de los sexos y por ello se relacionan sexuadamente de manera inevitable con la mujer atendida. Lo cual incluye tanto la visión del hecho mismo de la gestación como lo que se observa, lo que se nombra, lo que se obvia, los gestos, etc., donde todo ello sucederá sexuadamente dependiendo de cómo se entienda, se viva y se exprese la matrona única y peculiar que se sea.

Por poner un ejemplo, cabe la posibilidad de que si la matrona tiene el rasgo de su expresión de los afectos sexuado en un modo explícito y la mujer atendida lo tiene en un modo implícito interprete que cuando no está deseosa de coger al bebe, si parece más despreocupada, si prefiere que no se lo coloquen sobre ella nada más nacer, si no hace un repertorio de “arrumacos y te quieros” en voz alta… hay algo que no va bien en esa mujer. Interpretación que directa o indirectamente se transmite y que puede generar en la mujer una innecesaria e infundada sensación de “estar haciéndolo mal desde el minuto cero”.

Por todo ello, el acompañamiento especializado, inclusivo y comprensivo en términos de “proyecto biográfico y significativo para ambos miembros de la pareja” (en el caso de que hubiera) lo consideramos una ayuda fundamental para la vivencia tranquila, conjunta, diversa y satisfactoria de este proceso fecundo que, en definitiva, es lo que está detrás (o alrededor) de un embarazo. Cada cual en sus modos, matices y peculiaridades.

* Nota: con el fin de no distraer ni despistar excesivamente del mensaje central de este post, decimos erróneamente mujeres, pues en rigor y por coherencia sexológica deberíamos nombrarlo como “hombres y mujeres cuyo sistema reproductor está sexuado en femenino”.

(Pub. en blog del Instituto de Sexología Incisex, 6 de julio de 2013 por Miriam Sobrino Olmedo y Samuel Díez Arrese)

También puede interesarte:
Eróticas y embarazos
Microrrelato biográfico: embarazo y su vivencia sexuada

Anuncios

Acerca de Samuel Díez Arrese

Profesor del Máster en Sexología del Instituto de Sexología Incisex y la Universidad de Alcalá de Henares. Co-coordinador del programa de Sexología Avanzada. Blog: https://sexologiaenredessociales.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Pareja Procreación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dos ideas sexológicas para la profesión de matrona a propósito del embarazo

  1. Maerla dijo:

    Hola,
    Gracias por este artículo que enlaza la Sexología con el Hecho Procreativo. Sólo quería apuntar que la figura profesional que, a mi entender, más se aproxima a ese acompañamiento de la mujer en gestación (pre y post) es la “doula”. Un colectivo que hace un interesante e importante trabajo paralelo a los y las matronas, sin intentar desplazar a nadie, y al que también sería valioso otorgarle una perspectiva sexológica.
    Saludos.

    • Miriam dijo:

      Hola Maerla,
      Agradecerte tu participación y pedirte disculpas por la tardanza en responderte.
      Me cuesta definir a la doula como figura profesional puesto que no hay todavía un plan de estudios reglamentado y oficial sobre ello, lo cual no quita para que su trabajo y funciones puedan ser enriquecedoras.
      Más allá de esto, nos interesa subrayar que quien acompañe piense en clave de dos, cuando mayoritariamente son dos quienes están en dicho proyecto, y también subrayar que quien acompaña también es sexuado y, por tanto, se relaciona sexuadamente con el otro, de tal manera que no puede privilegiar un modo frente a otro.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s