La terapia sexual de Masters y Johnson

Psicoterapia y sexología clínica

Psicoterapia y sexología clínica, 2014.

A principios del año pasado, Oswaldo Rodrigues, director del Instituto Paulista de Sexualidade de Brasil, nos dio una grata sorpresa invitándonos amablemente a participar con un capítulo en su próximo libro que llevaría el título de Psicoterapia y sexología clínica.

Tras darle un par de vueltas, pensamos que era una buena oportunidad para meternos un poco más a fondo en Masters y Johnson (sobre Virginia E. Johnson habíamos escrito unos meses antes con motivo de su fallecimiento) y, sobre todo, en la aportación más conocida y versionada: su sex therapy.

Por extraño que parezca, hemos comprobado cuán cierto es que sobre Masters y Johnson y su sex therapy o terapia sexual se han dicho muchas cosas desde muchos lugares (medicina, psicología, psicoanálisis, feminismo, sistémica, sociología, etc.), pero muy poco desde la sexología.

Como punto de partida, hemos seguido los grandes hallazgos y las muchas pistas que Efigenio Amezúa, director del Instituto de sexología Incisex, ha ido ofreciendo sobre la sex therapy de Masters y Johnson leídos desde una perspectiva histórica de la sexología. Sin duda, hay que destacar El ars amandi de los sexos: la letra pequeña de la sex therapy, aunque también en otros lugares. Por ejemplo, aquí, aquí o aquí.

La cosa es que, como era un capítulo y lógicamente había limitación de espacio, nos quedamos con ganas de más: de agregar algunos puntos, matizar otros y seguir ahondando. En definitiva, seguir inmersos en aquellas décadas de los 70, 80 y 90, en que se van configurando las distintas versiones que, con intención o sin ella, han terminado por desdibujar casi por completo la propuesta inicial de Masters y Johnson.

Desde entonces, hemos ido ampliando ese primer paso con vistas a ofrecer, en breve, gran parte de lo que vamos encontrando en un nuevo número de la Revista Española de Sexología.

Se puede acceder al documento completo en formato pdf desde este enlace. Queremos, no obstante, dejar a continuación un par de fragmentos del texto de este capítulo.

El habitual desinterés por la historia de la sexología, más acusado si cabe en Estados Unidos y especialmente por aquello que sucedió más allá de sus fronteras, así como la creciente promoción de la multidiscipinaridad, han dado lugar a una lectura de Masters y Johnson mutilada, desvinculada del hilo de la historia sobre el concepto de sexo y basada preponderantemente en otras disciplinas, como la medicina o la psiquiatría y la psico(pato)logía, ignorando la centenaria tradición disciplinar de la sexología, que Iwan Bloch ya presentó a principios del siglo XX como el resultado de centrarse en un punto de vista: el sexo, en tanto hombre y mujer.

[…] cabe plantearse si todavía es posible y pertinente elaborar una clínica sexológica que obedezca más a la clasificación de hechos, propio del concepto de clínica, derivados del conocimiento sexológico (desde el conocimiento de la diversidad existente por el hecho de ser sexuados); o si, por el contrario, el epígrafe de sexología clínica seguirá subyugado irreparablemente al terreno de la salud y sus consecuencias.

Por nuestra parte, entendemos que no sólo es posible y pertinente sino que, visto el panorama general en torno a la sexología clínica, también importante y urgente en la medida en que pueda contribuir, por un lado, a reducir la creciente tendencia de convertir todo problema de la existencia en problema de salud para ser curado.

Por el otro, a dar cuenta, comprensión y explicación (sin el recurrente recurso a la patología o el poder) de determinadas existencias de sujetos sexuados cuyas biografías, por el hecho de ser sexuados, no se ajustan morfológica, fisiológica, etológica y/o identitariamente al estrecho y constrictor criterio de normalidad o funcionalidad empleado en nuestras sociedades pasadas y contemporáneas.

Sex therapy que, en esta línea, no sólo sirve para resolver las situaciones que llevan a las parejas a dichas consultas sino que, basado en este nuevo ars amandi o modus operandi de la relación, contribuye a construir un modo de estar juntos que, de por sí, genera menos situaciones percibidas como insatisfactorias o incluso problemáticas.

Samuel Díez y Juan Lejárraga

También puede interesarte:

 

Anuncios

Acerca de sexologia en redes sociales

Sexología en redes sociales es un espacio creado por Samuel Díez y Juan Lejárraga, profesores del Máster en Sexología del Instituto de Sexología Incisex y la Universidad de Alcalá de Henares, co-coordinadores del programa de Sexología Avanzada. Blogs: https://sexologiaenredessociales.wordpress.com/ ; http://heroedesillon.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en asesoramiento sexológico, Historia, investigación, publicaciones pdf y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s